viernes, 30 de julio de 2010

DE VACACIONES. HASTA MUY PRONTO !

jueves, 22 de julio de 2010

Segundo aniversario de MEMORANDUM VITAE

Gracias a todos los lectores, regulares u ocasionales, a los que comentan y enriquecen cada post.

Javier de Castromori


sábado, 17 de julio de 2010

TRES FECHAS PARA RECORDAR. Por Luis Ángel Casas

Luis Casas Romero (1882-1950), pionero de la radio cubana. Músico, compositor y gran patriota, fue además teniente y subdirector de la Banda del Estado Mayor del Ejército de Cuba.
En la historia de la radio cubana hay tres fechas claves que no se pueden pasar por alto porque señalan concretamente su comienzo.

Estas tres fechas claves son las siguientes: el 22 de agosto de 1922; el 10 de 0ctubre de 1922, y el 16 de abril de 1923.
El 22 de agosto de 1922, instalada en La Habana por el Mtro. Luis Casas Romero en unión de su hijo Luis, sale al aire la 2LC, previo permiso del Director de Comunicaciones, no como planta de radioaficionados, sino como “broadcasting”, dando el primer parte del Observatorio Nacional (o estado del tiempo) en la voz del propio Casas Romero, a continuación de anunciar éste la hora rubricada por el cañonazo de las nueve.
La 2LC, como señala el historiador Oscar Luis López, “es, por lo tanto, la primera emisora que pone su señal en el éter, desde suelo cubano, dando la hora con el cañonazo de las nueve y el parte del Observatorio Nacional de forma regular”.
Antiguo edificio de la Cuban Telephone Company en las que fueron instaladas las torres-antenas de la estación de radio  P. W. X.
En efecto; diariamente, poco antes de esa hora, con una pequeña corneta de juguete, el maestro Casas Romero tocaba una llamada de atención: era la señal que la 2LC ponía en el aire. Luego, daba unos golpecitos rítmicos en el metal del instrumento, a manera de tictac, como años más tarde haría “Radio Reloj”, para mantener la señal; y al sonar el cañonazo, decía: “Son las nueve en punto”.
Una de sus hijas anunciaba los números musicales que se transmitían por medio de un fonógrafo. “Ella fue en consecuencia – escribe Oscar Luis López-, la primera locutora latinoamericana. Su nombre: Zoila Casas Rodríguez”.
En la fachada de la casa de Ánimas 99 (457 actual), en La Habana, donde salió al aire por vez primera la 2LC, hay una tarja conmemorativa con una inscripción que dice: “En este local de Ánimas 457 comenzó sus transmisiones la emisora 2LC, fundada en 1922 por los pioneros de la radiodifusión cubana Luis casas Romero y Luis Casas Rodríguez”.
Luis Casas Romero poco tiempo antes de su muerte junto a su nieto Luis Ángel Casas.
El 10 de octubre de 1922, un mes y dieciocho días después de haber salido al aire la Radioemisora 2LC, de Casas Romero, se inaugura la Radioemisora PWX de la Cuban Telephone Company. Esta fecha ha quedado "oficialmente" registrada como la del nacimiento de la radiodifusión cubana. Así como para ello se escogió una fecha patriótica: el 10 de Octubre, así también para dirigir el Himno Nacional de Cuba en aquella histórica oportunidad se escogió al maestro Luis Casas Romero, que al frente de su propia orquesta, la “Orquesta Casas”, lanzó al aire las vibrantes notas de Perucho Figueredo. Fue la primera vez que nuestro Himno Nacional viajó por radio a los Estados Unidos de América y a otras partes del mundo.
A continuación, el Honorable Sr. Presidente de la República de Cuba, Dr. Alfredo Zayas, pronunció su discurso inaugural. El programa artístico que se presentó seguidamente fue de primerísima calidad. Basta recordar, por su orden, dos de sus muchísimos números: Soy cubano, criolla de Luis Casas Romero, cantada por el tenor Mariano Meléndez, acompañado por la “Orquesta Casas” bajo la dirección de su autor, y , habanera de Eduardo Sánchez de Fuentes, cantada por la soprano señorita Lola de la Torre acompañada al piano por su autor. También tuvo lugar en ese histórico programa la primera actuación radial de rita Montaner. Y a partir de 1929, Casas Romero fue Director Artístico de la PWX de la Cuban Telephone Company hasta el cierre de la emisora.
El poeta Luis Ángel Casas junto a su esposa y también poeta Noemí Fernández Triana, sosteniendo el afiche del Homenaje a Luis Casa Romero en Miami, en 2004.  © Foto: María Eugenia Caseiro (2008).
El 16 de abril de 1923 se inauguró oficialmente la Radioemisora 2LC, de Casas Romero, que había salido al aire el 22 de agosto de 1922. El programa inaugural de la 2LC, de dos horas de duración, contó con tres orquestas, fue abierto con el Himno Nacional de Cuba ejecutado por la “Orquesta Casas”, bajo la dirección de Casas Romero, y estuvo avalado por los discursos del Mayor General Alberto Herrera y Franchi, M.M., Jefe del estado Mayor General del Ejército de Cuba, y del doctor Armando Cartaya, Director General de Comunicaciones de la República.
Casas Romero funda en 1934 la COC, que se llamó más tarde COCO, y fue la primera emisora de onda corta que hubo en Cuba. Finalmente, las emisoras cubanas  y CMCK, de las cuales el maestro Casas Romero fue propietario fundador y Administrador General, constituyeron, mientras se hallaron bajo su idónea dirección, sólidas columnas del progreso artístico y cultural de la República de Cuba. Y digo “mientras se hallaron bajo su idónea dirección”, porque, después que el maestro Casas Romero se retiró de su empresa radial, la COCO y la CMCK pasaron a distintas manos, muy respetables pero con otras orientaciones y con otros fines: Rebull… Juan Amador Rodríguez… Guido García Inclán… Yo, sinceramente, hubiera preferido que la COCO y la CMCK, así como habían cambiado sucesivamente de dueño, así también hubieran cambiado de nombre, para que su nombre sólo se relacionara con aquella época tan bella que conocí y viví tan de cerca.

jueves, 15 de julio de 2010

ICONOGRAFIA CUBANA XXIV : Olga Guillot, "la gloria eres tú".

Eres mi bien
lo que me tiene extasiado
por qué negar
que estoy de ti enamorado,
 de tu dulce alma
que es toda sentimiento.

De esos ojazos negros
de un raro fulgor
 que me dominan
e incitan al amor,
eres un encanto,
eres mi ilusión.

 
Dios dice que la gloria
está en el cielo,
que es de los mortales
el consuelo al morir.

Desmiento a Dios
porque al tenerte yo en vida
no necesito ir al cielo tisú.
 Sí alma mía,
la gloria eres tú.

Letra: José Antonio Méndez.


Orden nacional de mérito Carlos Manuel de Céspedes.

La orden Carlos Manuel de Céspedes fue una de las más altas condecoraciones de la República. Creada por Decreto Presidencial n° 486 del Presidente Gerardo Machado, el 18 de abril de 1926, se atribuía como recompensa a los servicios prestados a la patria a personas nacionales o extranjeras en el ejercicio de cargos diplomáticos o consulares, misiones especiales, congresos o conferencias internacionales y eminentes servicios prestados a Cuba y a la humanidad.
Lleva el nombre de Carlos Manuel de Céspedes, primer Presidente de la República (en armas), proclamado por la Asamblea Constituyente de Guáimaro, el 11 de abril de 1869. El Presidente de la República es el jefe supremo de la orden y tiene el poder de conferirla. El Secretario de Estado es el Canciller de la Orden y puede proponer al Presidente las personas que estime acreedoras a ser recompensadas con ésta. El Subscretario de Estado su Vicecanciller.
La orden se otorga el 10 de octubre y el 18 de abril, fechas del aniversario del levantamiento de La Demajagua y del natalicio de Céspedes.
Los grados de la orden son: la Gran Cruz (sólo para el Presidente de la República y Jefes de Estados extranjeros); Gran Cruz de segundo grado (para el Secretario de Estado y Ministros de Relaciones Exteriores extranjeros); Gran Oficial (para Subsecretarios de Estados y enviados extraordinarios o Ministros plenipotenciarios); Comendador (para Consejeros, Primeros Secretarios de Embajada y Legación con cinco años de Servicio); Oficial (para los primeros Secretarios de Embajada y Legación y Agregados Comerciales) y Caballeros (para segundos Secretarios de Embajada o Legación, Secretarios de Tercera y Agregados Diplomáticos).
El derecho de usar la condecoración de la Orden se pierde por causas de idignidad, hechos probados de faltas al honor o realizar actos contrarios a los intereses de Cuba.
La Orden está constituida por la efigie del héroe en relieve sobre fondo de oro y en el centro una joya casi circular con bordes de hojas de laurel unida en su base por un lazo de oro. Al reverso aparece, sobre fondo de esmalte blanco, el escudo nacional. La joya pende de una cinta de moaré azul marino.
En cuanto a la Gran Cruz está constituida por una placa de 10 rayos de oro (5 lisos y 5 adiamantados), con 10 hojas de acanto. En el centro de la placa aperece la efigie de Carlos Manuel de Céspedes en relieve sobre fondo de oro con borde dorado y esmalte azul sobre el cual se lee: “ Carlos Manuel de Céspedes, 1868 ”. Los 10 rayos representan el décimo mes del año, las 10 hojas de acanto, el décimo día del mes. Alrededor de la efigie, unas guirnaldas y 4 estrellas representan los cuatro Estados en que se hallaba dividida la República en 1868: Oriente, Camagüey, Las Villas y Occidente.

* Datos tomados de Tomás Servando Gutiérrez. Libro de Cuba. La Habana: Federación de la Prensa Latina en América, 1930, pp. 102-103.


miércoles, 7 de julio de 2010

ICONOGRAFIA CUBANA XXIII : La mulata ZEGRINA.


La bella y sensual danzarina cubana Gloria Achón conocida como "Zegrina". Madrid, 1932. 

Fue Zegrina, allá por la década de 1920, una de las artistas cubanas más aclamadas por la afición madrileña. De esta bella y sensual mulata cubana se desconoce todo; es uno de esos personajes del olvido que suelo coleccionar.
Hacia 1929, Zegrina estuvo bailando junto a la compañía de Gómez Gimeno, dando una gira por todas las provincias españolas.
Zegrina vista por el caricaturista español Fernando Fresno (1881-1949) en 1925.
España y Cuba nos esconde lo que quizás fue una vida trepidante de escenarios inflamados por el embrujo de sus movimientos. La prensa española no dejaba de catalogarla como bailarina oriental, mezcla de danzas afrocubanas, españolas y asiáticas, todo un portento de una nueva corriente de la danza moderna.
Naturalmente, Zegrina, la mulata sensual con pulseras de abalorios, se escondía bajo ese seudónimo. Su verdadero nombre era Gloria Achón, y como tantos otros artistas cubanos del Madrid de aquellos años, tuvo una estrecha amistad con el pintor y diplomático cubano, Encargado de Negocios en Madrid Ramón Estalella Pujola (1893-1986), a quien Zegrina regalaría su diario inédito que comienza un sábado 29 y termina en otro fechado un día 12, sin señalar ni año ni mes. Todo parece indicar que dicho diario se conserva en la Fundación Ramón Estalella con sede en Madrid. Les prometo que uno de estos días intentaré consultarlos, esperando esclarecer un poco la desconocida y olvidada existencia de la mulata Zegrina.
Zegrina, Madrid, 1928.
Si alguno de los lectores conoce cierta información al respecto, bienvenido sea.