lunes, 9 de marzo de 2009

Una carta inédita de Lydia Cabrera y unas fotos de la quinta San José.

Foto: Luis Estévez Lasa. © Colección Gina Pellón.

Luis Estévez Lasa (1899-1974), arquitecto, diplomático, cineasta y fotógrafo amateur franco-cubano, en una de sus visitas a Lydia Cabrera, realiza una serie de Kodachromes (diapositivas) de la quinta San José. No es, pasado varios años que Luis remite esas fotos, acompañadas de una carta, a su vieja amiga de infancia, también en el exilio.


El cineasta francés René Clair y Luis Estévez Lasa en Hollywood, durante el rodaje de la pelicula "Ma femme est une sorcière" (1944). © Colección Juan Luis Estévez.

Carta de Lydia Cabrera a Luis Estévez Lasa *
18 agosto [19]64

Querido Luis:

No podías haberme hecho mejor regalo en toda tu vida que esas fotos que me envias de San José. No teníamos ninguna. Me servirán para recordar -¿ya qué nos queda?- algo que fue bonito… y que como todas las cosas bonitas están condenadas a muerte en nuestra tierra. Siento que no tengas material sobre ganado pues, como te decía en mi anterior, se va a publicar un libro importante sobre la ganadería en Cuba. Si surge la caña en un estudio futuro dime un poco lo que tienes, y estaré al tanto.

Aquí se preparan unas elecciones que serán violentas, pues por primera vez después de 30 años que este pueblo imbécil comienza a despertar y a darse cuenta de que ha sido gobernado por traidores. Ojalá gane Goldwater, nos convendría a los cubanos y al todavía llamado «mundo libre».

¿Cómo está tu hermano Pedro, y qué hace? ¿Vida de ermitaño viejo? Y tú, ¿qué proyectos tienes y que piensas de todas estas porquerías que estamos viviendo?

Veremos en qué para todo ésto… y dónde vamos a parar las victimas del hermoso, noble y magnánimo Fidel, hijo de… Lina. Creo que los que tanto lo quisieron pueden sentirse ahora muy orgullosos de su elección.

Un millón de gracias por tu envío. Repito: ¡te lo he agradecido mucho! Ojalá tenga el gusto de verle antes de emprender, no la vuelta a Cuba, si no el viaje a Josafat… Cuidate: salud y lo otro, que tanta falta hace!

Lydia


Foto: Luis Estévez Lasa. © Colección Gina Pellón.

Foto: Luis Estévez Lasa. © Colección Gina Pellón.

Foto: Luis Estévez Lasa. © Colección Gina Pellón.


Foto: Luis Estévez Lasa. © Colección Gina Pellón.

Foto: Luis Estévez Lasa. © Colección Gina Pellón.

*Nota: La carta inédita aqui reproducida, pertenece a la colección particular del hijo de Luis Estévez Lasa, Juan Luis Estévez Betancourt. Los kodachromes que acompañan este post pertenecen hoy día a la colección privada de la pintora cubana residente en París Gina Pellón, a quien doy las gracias por reproducirlas.

15 comentarios:

CLD dijo...

Ah, Javier, que delicioso post!

Gracias.

Zoe dijo...

Maravilloso, querido Javier, exquisito.

Jesús Vega dijo...

Gracias a Javier y a Zoé por revelarnos la quinta de Lydia. Creo que es indispensable añadir estas palabras que escribe Lezama en "Tratados en La Habana" acerca de la misma, y que yo tuve en lugar prominente en mi barbacoa de La Habana, y ahora en mi casita modesta de Miami:

"Tener una casa es tener un estilo para combatir al tiempo. Combatir al tiempo sólo se logra si a un esencial sentido de la tradición se une la creación que todavía mantiene su espiral, que no ha dejado de transcurrir. El que tiene una casa tiene que ser bienquisto, pues la casa produce siempre la alegría de que es la casa de todos".

Eufrates del Valle dijo...

Fabuloso. Como lo he disfrutado. Gracias estimado Javier!

Anónimo dijo...

Me encanta su blog, habia maravillas en la Cuba perdida, una mezcla irrepetible de la elegancia europea y la prosperidad norteamericana, pero tengo una queja: cuando vamos a leer lo prometido acerca de Catalina Lasa?

Javier de Castromori dijo...

Gracias a todos por leer este blog y por los comentarios que dejan. Para mi es importante mirarme cada día en ese espejo que es la historia, ella nos ayuda a continuarla y a repetir, o no, sus pasos.
Tomo en consideración la queja del Anónimo y sólo me queda pedirle paciencia. Desgraciadamente escribo cuando puedo, no cuando deseo. Me he estado planteando como presentar toda la documentación y el fruto de la investigación sobre la Lasa y creo, que ya lo tengo más claro. Una primicia: El primero de los post será sobre el mausoleo de la necrópolis Cristóbal Colón.

Anónimo dijo...

Hermosas fotos. Reveladora y punzante carta. ¿Es cierto que este lugar ya no existe? ¿Sabes qué pasó con la Quinta San José?
Cristina

Javier de Castromori dijo...

Hola Cristina, gracias por tu comentario. Es cierto que la Quinta San José ya no existe. Era propiedad de María Teresa de Rojas, compañera de Lydia por aquellos años. Cuando ambas salieron de Cuba, la Quinta fue demolida. Muchos de sus tesoros de la época colonial, rescatados de viejas residencias habaneras y recuperados por Lydia y Maria Tesresa fueron repartidos entre el Museo de Artes Decorativas de La Habana y las colecciones privadas de unos cuantos "aprovechados". El ejemplo de la Quinta San José es uno de los tantos horrores del régimen castrista.

papelbit dijo...

Gracias por acercar este trozo de pérdida¡ Y a Zoé, por apuntar hacia aquí¡
Saludos¡

Isis dijo...

Woow !, Javier, qué tesoro.

Chez Isabella dijo...

Javier,

¡Qué post tan exquisito! Uno de esos que me llevan a ubicar los blogs entre mis plataformas predilectas de la información .

Respecto a la atrocidad que se cometió con la Quinta San José, una verguenza para las instituciones del patrimnio en Cuba. ¡Pensar que entre aquellas paredes Lydia trabajó y se encontró con tantos y tantos intelectuales y amigos a lo largo de los años...! Eso ya le confería el valor de reliquia. Debieron convertirla en museo. Como si con una acción tal vil pudieran reducir a la nada su legado...

El tema es fascinante. Bueno, al menos para mí que estudio la obra de Lydia para analizar el legado de Abakuá en la cultura cubana.

¡Gracias por compartir tan fabuloso trabajo! Te enlazo a mi blog.

Saludos.

Anónimo dijo...

Javier, yo soy el Anonimo que pregunto sobre Catalina Lasa, estoy seguro que no me vas a defraudar, y te vuelvo a decir que me encanta este blog, a veces creo que tengo que encontrar una manera de liberarme de la adiccion que tengo a los blogs, es casi un vicio, sigue adelante con sus cronicas. CS

Espuma de mar dijo...

Hola Javier Soy Raymaluz. Te he buscado a partir del blog de Tania Quintero donde habla de Jean Claude Abreu. LLevo una Galería de arte contemporáneo cubano con un amigo también cubano. somos admiradores de toda esa "loca" y linda familia que fueron los Abreu. Recientemente hemos hecho un homenaje a Jean Claude en un Centro de Arte en Medinaceli, España con nueve artistas jóvenes cubanos. Me gustaría que te pusieras en contacto con nosotros. quiero hacerte una pregunta además, la escultura de hierro del perro ¿galgo? que aparece en una de las fotos de la Quinta San José ¿son as que ahora custodian el parque Carrillo en Trinidad, Cuba? o son decoraciones en serie que se hicieron en la época y utilizadas indistintamente para decorar. Soy de Trinidad y amo profundamente la historia de mi ciudad y quisiera saber pues en Trinidad se dice que pertenecieron a la Hacienda de Don Justo Germán Cantero. Felicidades por el blog saludos Raymaluz.

Javier de Castromori dijo...

Hola Raymaluz, garcias por tu comentario. Supe lko de vuestro homenaje a J.-C. Abreu a traves del post de Tania en Penultimos Dias, donde dejé un comentario. Desconozco la procedencia y a donde fueron a parar esas esculturas de galgos a la entrada de la Quinta San José, lo siento. Puedes escribirme a jdcmori@gmail.com
Saludos

Anónimo dijo...

¡QUÉ PENA, TANTA BELLEZA DESAPARECIDA...DOLOR POR LAS PIEDRAS ARRASADAS, Y POR LAS VIDAS TRUNCADAS!...
¿ALGUIEN PUEDE ESPECIFICAR LA DIRECCIÓN EXACTA DONDE ESTABA LA FINCA?...GRACIAS POR BRINDAR ESTE PEDAZO DE NUESTRA HISTORIA Y NUESTRA CULTURA TAN DESCONOCIDA...CÉSAR O. GÓMEZ.