viernes, 1 de octubre de 2010

La "Cuba Libre" de Rosario Sigarroa.

Portada de la revista Cuba Libre por el advenimiento de la República cubana en 1902.
La celebración del 20 de mayo durante más de medio siglo fue un evento de matices nacionales. Nada más natural que celebrar cada aniversario de la fundación de la República, pues con ella nacen y se consolidan los sentimientos nacionalistas y de la identidad cubana. 
El paso de Cuba de colonia a república representaba para muchos el fin de una devastadora guerra de independencia contra España y el término de un gobierno militar intervencionista, extendido durante tres años, cuatro meses y veinte días. Con su fundación las voces derrotistas que vaticinaban la extensión de dicha intervención quedaron apagadas, incluso cuando la República había sido creada bajo el apéndice de una enmienda.
Para esta gran ocasión la revista literaria Cuba Libre, fundada y dirigida en 1899 por Rosario Sigarroa (18??-1925), pide al dibujante asturiano Miguel Hevia -quien trabajaría años más tarde para la revista El Fígaro- de realizar la portada commemorativa del advenimiento de la república.
Hevia, en su composición alegórica de eminente estilo art-nouveau, no descuidó ningún símbolo representativo de la nueva nación. Enmarcado de cintas azules y de laureles -símbolo de gloria y de triunfo- sobre un fondo en el que se ve la entrada de la bahía de La Habana, bajo los matices del alba y el ojo vigilante del faro del Morro que, ostenta por primera vez el estandarte cubano, la joven República de larga cabellera negra coronada de laureles y vestido blanco, enarbola la bandera con la cual el ejercito libertador emprendió sus batallas contra en yugo colonial. En esta composición debemos precisar ciertos detalles elocuentes como en el paisaje de trasfondo donde el dibujante sitúa, al otro extremo de la bahía, una porción de tierra que desde ningún ángulo del paseo del Malecón puede apreciarse. Con esto Hevia reproduce una de las imágenes del escudo, ésa que nos recuerda la isla de Cuba como llave entre los dos hemisferios americanos.


2 comentarios:

Frida M dijo...

Bellísimo.
Gracias.

B. dijo...

Hola Javier, me ha gustado mucho tu artículo, especialmente porque Miguel Hevia era mi bisabuelo y por diversas razones hemos perdido el rastro de mucho de su historia y más de su etapa en Cuba, ¿tienes más información sobre él? Muchas gracias adelantadas.