miércoles, 20 de mayo de 2009

¡Nos cayó un 20 de mayo...!

El 20 de mayo fue, a partir de 1902 y por muchos años, fecha de fiestas por cada aniversario de la instauración de la República cubana, pero también motivos de disturbios y alteraciones del orden público. En 1902, durante la celebración del paso a una nueva forma de gobierno, muchos resultaron heridos a causa de los petardos y artefactos caseros que, si por una parte manifestaban la alegría popular, por otra, agredían físicamente a quienes estuvieran cerca del lugar donde explotaban. Sin embargo, el acontecimiento que parece haber definitivamente marcado la persistencia en el habla popular cubana de la expresión: "nos cayó un 20 de mayo", parece referirse más bien a la "guerrita de 1912", "guerrita de raza" o "guerra de mayo", como se le han llamado también. Ese año de 1912, el ejército cubano masacró a miles de negros (se dice más de seis mil), muchos de los cuales pertenecían al primer partido politico negro del hemisferio, fuera del de Haití: el Partido de los Independientes de Color (PIC). Este partido agrupaba en su inmensa mayoría a los negros veteranos del ejército mambí que revindicaban la legitimidad del negro dentro de la política cubana, la misma revindicación que le costó la vida al general Quintín Bandera en 1906.


Partido Independiente de Color, fundado en La Habana, el 7 de agosto de 1908, por Evaristo Estenoz, Pedro Ivonet y el periodista Gregorio Surín.


Organizada por los líderes del Partido de los Independientes de Color, la insurrección armada de mayo fue dirigida por los líderes negros Evaristo Estenoz y Pedro Ivonnet. Fue tal su repercusión en la provincia de Oriente que los periódicos de la época no vacilaron en compararla con la revuelta de negros esclavos de Haití en 1791.


Evaristo Estenoz


El 19 de mayo, llegaron los líderes del movimiento a Santiago de Cuba para desde allí lanzar la insurrección, en conmemoración del décimo aniversario del advenimiento de la República. También el Secretario de Instrucción Pública, Mario García-Kholy, en representación del Presidente José Miguel Gómez, se trasladó a Santiago. Un manifiesto proclamado por este último pedía a todos los ciudadanos de la República que se armaran para defenderse de las hordas vandálicas que asolaban y destruían cuanto a su paso encontraban; y el alcalde de Santiago, suspendió las festividades del 20 de mayo de ese año, así como el homenaje previsto a Fernández Guevara.

Pedro Ivonnet


Un año después, el 20 de mayo de 1913, Mario García Menocal tomó posesión del cargo de Presidente de la República cubana. Su reelección en 1917, así como la toma de poder de Alfredo Zayas en 1921, tuvieron lugar también en la misma fecha. Los candidatos opositores y sus electores no dudaban en exclamar que, con cada nuevo Presidente electo, lo que les caía no era otra cosa que un 20 de mayo más.

Autopsia de Evaristo Estenoz, asesinado con un tiro en la nuca. Aquí está rodeado por el forense y miembros del ejército cubano (sus asesinos).


8 comentarios:

Anónimo dijo...

excelso^ como siempre^^
buhamente^^^

Zoé Valdés dijo...

Magnífico, excelente.

Aguaya dijo...

Qué bueno que me avisaste!

Aguaya dijo...

Desde que leo blogs cubanos he aprendido tanto de la historia de Cuba... de esa que no nos contaron a los que nacimos después del 59...
Gracias, Javier!

Güicho dijo...

Chévere, Javier.

Tengo un relato en un post viejo inspirado en esos sucesos. Si no te molesta la sangre, te lo recomiendo: Armas Prestadas.

Eufrates del Valle dijo...

Estimado Javier, excelente! Tambien me entero por este fantastico texto del por que de la frase. Mil gracias, ademas, por salvar mi honor ante la estimada Aguaya, que habia dejado su inquietud por alla, por mis lares imparciales. Un ciber-abrazo.

Enrique Del Risco dijo...

el comentario parte de una premisa falsa. cierto que el alzamiento de los independientes de color comenzo el 20 de mayo pero la represion vino despues. la frase se referia en su origen a los aguaceros fuertes y por extension a otras cosas como reprimendas etc. contaba la tradicion que el dia de la inauguracion de la republica el 20 de mayo de 10902 un aguacero habia arruinado parte de los festejos y por tradicion se decia que todos los 20 de mayo llovia. mi abuela me lo contaba y creo haberlo leido luego en uno de esos "Desapolillando archivos".

Javier de Castromori dijo...

Gracias a todos por sus comentarios.
Güicho: gracias por el enlace, es excelente y muy fuerte.
Enrique del Risco: Gracias por la anotacion, tiene mucha logica. La archivo en mi "disco duro".